Especie en vías de extinción |
Portada » Columnistas » A pie cambiado » Especie en vías de extinción

Especie en vías de extinción

Por Salvador Gutiérrez Solís , 20 febrero, 2014

Fue Toshack, aquel galés de chapetas encendidas que deslumbró a todos en su primera etapa en la Real Sociedad, su paso por el Real Madrid también es digno de elogiar, el que demostró la importancia de los laterales como elementos básicos en la definición y construcción de un equipo. Más allá de entenderlos como simples piezas defensivas, Toshack les ofreció el carril, terreno a conquistar, incorporándolos al medio campo y también a tareas ofensivas. La sombra de sus equipos creció. De hecho, a muchos sorprendía que ante resultados adversos o en busca de mayor profundidad, el galés tirase de carrileros en los cambios. 

Los laterales que han destacado por adaptarse a todas las exigencias del carril se pueden contar con los dedos de la mano. Curiosamente, a pesar de entenderse como una pericia técnica y, sobre todo, táctica, han sido los brasileños los que más y mejores nombres han aportado, a pesar de esa relación anarquía/caos que siempre les hemos adjudicado. Otro día hablaremos de Mauro Silva, tal vez el jugador más táctico que hayamos podido contemplar sobre el césped, y también brasileño. Curioso.

Roberto, Carlos, Cafú, Alvés o Marcelo, más recientes los dos últimos, son ejemplos de esos laterales que no se han sentido extraños más allá del círculo central. Tampoco nos olvidemos de Maldini (#SuenaMíchel) o de Lahm. En España seguiremos recordando la excepción de Gordillo, aunque sus ausencias defensivas siempre tuvieron que ser paliadas por un Camacho de turno. La carencia ha impulsado el reciclaje: se estila el lateral reconvertido, extremos en sus primeros años, que con ojeriza y resquemor trata de incorporarse a su nuevo lugar en el mundo. Juanfran, ejemplo actual. Goikoetxea, el de Osasuna, Real y Barcelona, no el que “tatuó” a Maradona, puede entenderse como un pionero.

Desde hace años, España no es país de laterales, y sólo así podemos entender, o explicar, las titularidades de Capdevilla y Arbeloa en sus equipos y, sobre todo, en la Selección. Puede que la agonía del lateral se deba a esta reformulación romboidal a la que estamos asistiendo. Puede ser, pero el carril seguirá estando ahí, con todas sus posibilidades.  

 

Deje un comentario