300.000 descendientes de exiliados han logrado la nacionalidad española por la Ley de Memoria |
Portada » Nacional » 300.000 descendientes de exiliados han logrado la nacionalidad española por la Ley de Memoria

300.000 descendientes de exiliados han logrado la nacionalidad española por la Ley de Memoria

Por Redacción , 18 Mayo, 2014

El Gobierno ha concedido la nacionalidad española a 300.000 personas que la han solicitado en virtud de la conocida como Ley de Memoria Histórica, que abrió la puerta a que los descendientes de exiliados pudieran convertirse en nacionales.

La disposición adicional séptima de esa norma, aprobada en diciembre de 2007, daba un plazo de tres años para que los hijos de padre o madre originariamente españoles pudieran solicitar la nacionalidad, y también permitía solicitarla, sin fijar plazos, a los nietos de quienes la perdieron o tuvieron que renunciar a ella como consecuencia del exilio.

Desde la entrada en vigor de la ley, según explica el Gobierno en una respuesta parlamentaria al diputado a Amauir, Jon Iñarritu, a la que ha tenido acceso Europa Press, el Ejecutivo ha recibido medio millón de solicitudes de nacionalidad.

De ellas, “300.000 ya han sido concedidas, al acreditarse los requisitos para adquirir la nacionalidad española”, unas 25.000 han sido denegadas y el resto se encuentran en curso.

El diputado abertzale se interesaba, en concreto, por las solicitudes presentadas en Cuba y la demora en su resolución. El Ministerio de Justicia, que se encarga de estas gestiones, le informa de que en la actualidad se encuentran en trámite un total de 102.344 expedientes en la isla caribeña.

Según el Ejecutivo, en este caso el tiempo medio de resolución asciende a 18 meses, si bien éste varía “considerablemente” en función de varios varios factores como la complejidad del expediente, si se requiere aportar documentación adicional y el Consulado General donde se presente la solicitud.

Por ejemplo, en el Consulado General de La Habana se han presentado más de 190.000 peticiones de nacionalidad y el volumen también es muy grande en los de otras ciudades cubanas. “Ello ha supuesto que ante expedientes complejos o que requirieran documentación adicional se haya extendido el tiempo de tramitación”, argumenta el Gobierno.

Una respuesta para 300.000 descendientes de exiliados han logrado la nacionalidad española por la Ley de Memoria

  1. Papaluna de Barcelona Responder

    19 Mayo, 2014 a las 4:49 pm

    ¿Nos hemos vuelto locos? ¿A qué responde esta maniobra de substitución de la población española por otra que no lo es? ¿Alguien puede creer, y aceptar, que España está para admitir a 300.000 (o más) nuevos ciudadanos con todos los derechos de asistencia y bienestar, cuando la cota de desempleo es de casi el 30%, del país salen cientos de miles de personas, la mayoría jóvenes, dado que no encuentran (ni encontrarán) trabajo, y a la vez que hemos de apechugar con siete millones de inmigrantes llegados en los últimos diez o doce años, de los que un 90% son extracomunitarios -algunos de etnias y cultura endogámica y extraña a la nuestra, y de religión hostil a nuestro paradigma de origen greco-romano (cristiano), lo que los convierte en gente inintegrable e imposible que nos respete-.

    Y, además, debemos contar con que de ellos más de la mitad no trabajan en labores productivas que favorezcan a la nación; esto si es que no valoramos que un porcentaje cifrado entre el 10 y 15% son delincuentes, otro 15% están en la economía sumergida y/o irregular, y otro 15% son familiares (hijos, conyuges, padres, hermanos -rollo agrupación de las narices-), sin entrar en detalles de su alegalidad, ilegalidad o directamente estancia criminal -por falsificación de papeles o residencia fuera de norma- entre nosotros; y que parte de lo que ganan lo repatrían a sus países de origen, con lo que aquí dichos individuos no nos hacen falta puesto que crean más problemas que no solucionan [por mucho que se nos cante la gran falacia de lo de que ‘vienen a hacer los trabajos que los españoles no quieren realizar’].

    Posiblemente, de esos 102.344 cubanos -solo de los cubanos y algún otro colectivo iberoamericano- se pueda aprovechar el 80% de la gente (habida cuenta la formación y la disciplina propia del castrismo), pero ¿quién asegura que van a encontraar trabajo y, si no lo hallan, a qué se dedicarán para sobrevivir? ¿Vana engrosar las bandas latinas de matones y asesinos en potencia?

    Vamos muy mal. Esto es una bomba de relojería que, al parecer, alguien quiere que explote en breve.

    La pregunta es: Qui Prodes?

Deje un comentario